Estás en  Inicio / Noticias
· Noticias
Hoy conocemos a... Irene García Frank
Atleta del Club Atlas Atletismo Bolaños
30 de Noviembre de 2017

Hoy conocemos a… Irene García Frank, atleta del Club Atlas Atletismo Bolaños, asidua a las carreras del Circuito, que compite en la categoría de Veterana A, compaginando también con alguna que otra prueba federada, con las que participa a través del C.A. Calatrava. Tiene una gran vitalidad, jovial y muy participativa. El pasado 5 de noviembre participó en la maratón más multitudinaria que se conoce, la maratón de Nueva York!!

 

Hola Irene, ¿que tal la experiencia de correr en esa ciudad que tantas veces vemos en las películas y rodeada de tantísima gente?

Pues es una experiencia increíble, es correr el maratón de los maratones, el sueño de cualquier “runner”. Es lo equivalente en un alpinista de hacer cumbre en el Everest... Nunca me había emocionado tanto corriendo una carrera, ¡¡¡es una pasada!!!

 

Esta maratón, participan en torno a 50.000 atletas, tiene que ser impresionante a la hora de la salida. Cuéntanos un poco como es desde que sales del hotel hasta que por fin puedes empezar a correr la maratón.

Pues precisamente hay que hacer un maratón antes de empezar el maratón, jejejeje. Te cuento: el punto de encuentro con la organización con la que había conseguido el dorsal, Sportravel, estaba situado en el hotel W en Times Square. Nos recogían a las 6 de la mañana, ya que aunque la carrera empiece a partir de las 10h según la oleada de salida que te toque, el maratón empieza en State Island. A esta isla se llega atravesando el puente Verrazano, que cortan unas dos horas antes, y hay muchísimo tráfico. Del centro de Manhattan a la zona de salida, ya es una hora y pico en autobús, por ésto hay que madrugar tanto. Yo me levanté a las 4:30h para desayunar y a continuación ir andando desde mi apartamento en la 9ª avenida hasta donde nos recogía la agencia. Una vez que llegas a la zona pre-carrera, te quedan como mínimo dos horitas (yo salí en la primera oleada, la de las 10h, pero hay otras en las que incluso sales a las 11:30h), en las cuales estuve una hora de reloj en una fila para ir al baño, y a continuación meterme en mi cajón cual sardinilla en una lata, ya que hay miles de corredores esperando el pistoletazo de salida. Aunque haya un ambientazo y se respiren nervios e ilusiones, te es imposible estirar como dios manda y descansar un poquito. Es Nueva York, miles de sueños están a punto de empezar...

 

¿Pudiste disfrutar de la ciudad mientras corrías?

Se disfruta muchísimo toda la ciudad.  Nueva York se divide en 5 grandes barrios, por llamarlos de alguna manera: Staten Island, Brooklyn, Queens, el Bronx y Manhattan. Cada uno con unas peculiaridades y habitantes muy dispares, por lo que corriendo el maratón tienes la oportunidad de conocerlos todos. 

 

Imagino que ante la amenaza continua de atentados en distintas ciudades y en el propio Nueva York incluso, unos días antes ¿no te daba miedo a que pudiera ocurrir algo?

Precisamente, por el hecho de lo ocurrido unos días antes, daba la impresión de que aún había más medidas de seguridad si cabe. Yo personalmente, no sentí absolutamente nada de miedo ni el día de antes al recoger el dorsal en la feria del corredor, ni el día de la carrera. 

 

Ante esto y sabiendo como son los americanos las medidas de seguridad en torno al maratón serían el no va mas ¿se notaban mucho?

Pues sí la verdad: yo nunca antes había tenido que pasar por debajo de un detector de metales, tipo el de los aeropuertos, antes de una carrera, jejeje. Además, había perros policía, militares armados, vi un par de tanques y había sobrevolando al menos 5-6 helicópteros... Los puentes que atravesamos, 5 en total, no estaba permitido el acceso al público, y antes y después de cruzarlos, también había mucha seguridad. En muchos cruces de calles más concurridas, había colocados grandes vehículos, algunos de ellos camiones de la basura o similares, para impedir un supuesto acceso de algún vehículo terrorista contra los deportistas. En fin, el no va más como bien has dicho Rafa...

 

¿Qué destacarías de la Maratón de Nueva York?

La humanidad de los voluntarios, de la gente que sale de sus casas con pancartas, música, alimentos y el aliento que te dan; los corredores y corredoras venidos de todos los rincones del planeta. Las diferentes clases sociales según el barrio en que te encuentres: americanos, hispanos, familias de color, pero todos ellos animándote de forma incondicional. Sus gritos de ánimos que provocan un ruido ensordecedor en algunas calles, sus expresiones de asombro ante los deportistas que estábamos corriendo, que te hacían sentir especial, un atleta olímpico por lo menos. La majestuosidad de los rascacielos, del East River, de la 5ª avenida, del Central Park... Y por último, la meta... Abrazos, sonrisas, llantos de emoción, la lluvia sobre tu cara..., escuchando el “we are the champions”, por que efectivamente, tod@s los “finishers”, nos sentíamos unos campeones...

 

¿Se puede ir a hacer marca personal a este maratón? ¿tu la has hecho aquí? 

Pues te voy a contar una anécdota a raíz de esto: este verano estuve en Vitoria y visité la tienda de deportes que tiene Martín Fiz. Resulta que él ha hecho 5 de los “6 majors”, esto es, los 6 maratones más famosos del mundo, ganándolos todos dentro de su categoría. Pues precisamente, el maratón de Nueva York fue su maratón más lento, unos 7-8 minutos más que el de Berlín, Tokio o Londres... Y cómo no, le pregunté el por qué. Me contó que para empezar, es el que tiene más desnivel, y que cruzar los puentes resulta duro por la humedad, el viento y las bajas temperaturas. Pero que además, por lo que os he contado al principio, no llegas totalmente descansado, tienes que madrugar muchísimo y estar muchas horas de pie antes de empezar. Me aconsejó que me olvidara de la marca personal, y que disfrutara la carrera, que probablemente sólo lo iba a correr una vez en la vida... Y le hice caso, yo también hice mi peor tiempo en un maratón, pero lo haría una y mil veces igual.  Disfruté como nunca antes lo había hecho en mi vida...

 

Mucha gente le gustaría correr este Maratón, yo entre ellos, ¿Cómo decidiste inscribirte a este Maratón?

Pues me casé el año pasado y mi marido me dijo: “Te regalo correr un maratón, el que tú quieras”. Así que podría haber elegido correr el maratón de Badajoz, por ejemplo, jajajajaa, pero sin pensarlo le dije que nos íbamos a la Gran Manzana en el 2017!!!! Además coincidía con una fecha muy especial para mí, el 5 de noviembre, que era el cumpleaños de mi Ayita y hubiera cumplido 98 años, así que correrlo también ha sido un homenaje para ella, allá donde esté...

 

Y… ¿qué hay que hacer para poder conseguir un dorsal en el Maratón de Nueva York?

A continuación os explico cómo conseguir el dorsal. Hay dos maneras: la primera es entrar en un sorteo a nivel mundial, donde garantizan unos miles de dorsales. Para ello tienes que registrarte en la página web www.nyrr.org. Os pedirán una tarjeta de crédito en la cual no hacen ningún cargo, salvo que tengas la suerte de ser elegido, y entonces te cobrarían  358 dólares que cuesta el dorsal. Este sorteo se realiza a finales de febrero. Si por contra, no tenéis suerte, existen varias agencias deportivas donde te garantizan el dorsal, pero tienes que contratar con ellos el vuelo y/o el hotel. Yo contacté con las siguientes agencias: Sportravel, Fernando Pineda y Marathinez, y finalmente me decanté por la primera. De esta forma, el precio del dorsal se incrementa, cuesta 530€ y para ellos hacer negocio, el precio del vuelo también se incrementó en 200€ más en comparación con el mismo vuelo que reservaron mis acompañantes vía internet. Sí pensáis en el alojamiento, os recomiendo alquilar un apartamento que sale bastante más barato. Se puede hacer por cualquiera de los buscadores actuales. Nosotros lo hicimos por airbnb, y nos costó unos 2000€ una semana completa, 4 personas. Las noches de hotel en Manhattan rondan unos 500€ la pareja, así que sale más económico el apartamento. 

 

¿Has corrido más maratones?

Sí, he corrido 3 veces el maratón de Valencia, en 2012-2014-2015, el de Madrid y el de Ciudad Real también en el 2015 y el maratón de montaña de Fuencaliente en el 2016. Así que era mi 7º maratón. 

 

¿Con cual te quedarías?

Creo que no es muy difícil imaginar mi respuesta, jejeje... El de Nueva York, sin dudarlo...

 

Ahora ya que conocemos tu experiencia en Nueva York ¿Cuéntanos un poco de donde eres y como comenzaste en el atletismo?

Yo soy de Tres Cantos, un pueblo de la sierra de Madrid. Comencé a correr allá por el 2005. Los primeros años corría en la cinta, ya que por aquel entonces los “runners” éramos unos bichos raros. Aunque no te lo creas, me daba mucha vergüenza salir en mallas por la calle... Pero no fue hasta el 2014, después de dar a luz a mis mellizas, cuando me apunté al Club Atlas Atletismo Bolaños y empecé a correr más en serio. Me apunté al circuito de carreras populares de Ciudad Real, conocí a mucha gente y me he enganchado a tope en  estos años. Hace un par de años probé las carreras por montaña y me he hecho adicta a ellas. Por eso también estoy federada con mi otro equipo el C. A.  Calatrava. 

 

¿Quién es tu deportista favorito?

Alberto Contador. Mi padre ha sido “biciclista” toda la vida y mi marido y mi cuñado también montan en bici de carretera, así que sé de primera mano lo sacrificado que es este deporte, por eso lo admiro. Además, aunque esté rodeado de cierta polémica, pocos como Contador nos han dado tanto espectáculo encima de una bici. 

 

Edad: 37 años.

Profesión: dentista. 

Color: el rojo.

Un cantante o grupo musical: soy muy rockera y me gusta tanto el rock en inglés como en castellano, pero de mi época de adolescente guardo especial recuerdo de Extremoduro, así que cuando lo oigo, me entra mucho sudidón. 

Una comida: con la edad me va gustando más los platos de cuchara, así que me derrito por un buen plato de lentejas, ñam, ñam. 

Un libro: “Las intermitencias de la muerte” de José Saramago. Fue un libro que me impactó muchísimo. 

Una película: Los Goonies. Un clásico para niños y adultos, donde recuerda que vivir,  es una continua aventura. 

Muchas gracias Irene por esta entrevista y mucha suerte!!

Gracias a vosotros por haberme concedido esta oportunidad de contar mi experiencia. Y ya sabéis, el maratón de Nueva York hay que correrlo al menos una vez en la vida, suerte!!

© 2008-2017 Carreras Populares Ciudad Real | Aviso legal | Protección de Datos